fbpx

Recomendaciones ante una situación de crisis (Pandemia Covid 19)

 

Dr.  Jorge González Pinto

Psicólogo Clínico Legal Center CR
Psicólogo Criminológico y Forense
[email protected]

 

Ante la aparición de la Pandemia Covid 19, el mundo entero está experimentando una crisis como nunca o muy pocas veces ha vivenciado, no sólo por su impacto en la salud física, sino que también por las repercusiones psicosociales que conlleva ante las medidas de aislamiento generalizadas que se han tomado, que tienen una alta incidencia en la economía y en la salud mental de las personas.

Las relaciones familiares y de pareja, que establecen un vínculo afectivo y una interacción recíproca entre dos o más personas, ante la medida de aislamiento social prolongada, pueden derivar en otra crisis agregada a la Pandemia Covid 19, ya que dicho concepto implica un cambio negativo, brusco, difícil e inestable durante un proceso, con una modificación importante en el desarrollo de la vida cotidiana.

Dado lo anterior es de suma importancia encontrar y utilizar los mecanismos necesarios para afrontar ese cambio, ya que, si se da un mal manejo de nuestras relaciones, puede desembocar en una crisis familiar y de pareja importante, que puede llevarnos al deterioro y a la ruptura en las relaciones e incluso hasta la temida y nefasta violencia intrafamiliar.

Por tal razón, a continuación, señalizaré los principales aspectos que hay que contemplar y las vitales acciones que se deben tomar, para manejar y sobrellevar esta crisis, con todas sus repercusiones en el campo emocional e inter relacional.

 

 

  1. Comunicación, expresión y reflejo de sentimientos

La comunicación es el proceso de transmisión e intercambio de mensajes entre un emisor y un receptor, que cuenta además, entre otras,  con un código: conjunto de signos que serán utilizados para crear el mensaje (palabras, gestos, símbolos); con un mensaje: que es la información o conjunto de datos que se transmiten; con un canal de comunicación: es el medio físico que se utilizará para enviar el mensaje y con ruido: que son todas las distorsiones que pueden influir en la recepción del mensaje original, y pueden ser tanto del emisor, como del canal o del receptor.

De tal manera, si a las presiones y tensiones propias de la Pandemia Covid 19, le agregamos el aislamiento social, que viene a alterar nuestras actividades cotidianas y que nos “obliga” a una relación casi constante con nuestra pareja y familiares de convivencia, vamos a encontrarnos ante muy probables problemas de comunicación, con interpretaciones confusas y distorsiones en los mensajes, con la consiguiente aparición de actitudes y palabras agresivas y fuera de contexto.

Por lo tanto, es importante mantener la comunicación constante, expresar nuestros sentimientos respecto a la situación de crisis y esperar de los otros que nos escuchen, entiendan y nos ayuden con esos sentimientos. 

La técnica de hacer reflejar los sentimientos sirve para tratar de entender el punto de vista del otro. Consiste en comunicarle al otro lo que se está percibiendo de los sentimientos y emociones que éste está sintiendo en el momento o que dice que sintió mientras evocaba ciertas situaciones.

Para comunicarnos con nuestra pareja y familia es necesario que seamos claros, directos, oportunos, genuinos, que completemos el mensaje que queremos dar, que seamos congruentes entre lo que decimos y cómo lo decimos y que podamos dar y recibir retroalimentación. Tenemos que evitar: ser evasivos, inoportunos, incongruentes, agresivos, poco sinceros y no dar ni aceptar retroalimentación.

 

A continuación, algunos factores que pueden presentarse para obstaculizar una buena comunicación:

  • Abuso del lenguaje
  • Uso de sobrenombres y de palabras que generan confusión emocional
  • Desatención
  • Ignorar sentimientos
  • Absolutismo
  • Generalización

 

Finalmente, los requisitos para una adecuada comunicación:

  • Respeto
  • Escuchar con atención
  • Poder expresar aceptación: afectiva y amigable
  • Tomar en cuenta necesidades del que da y del que recibe
  • El mensaje debe ser congruente
  • Planear la oportunidad para hablar:
  • Planear el tiempo suficiente
  • Desconectar el teléfono y no permitir que otras personas interrumpan
  • Aceptar todos los sentimientos que se presenten y el derecho de todos para la expresión de dichos sentimientos
  • Describir realmente sus pensamientos y sentimientos
  • Iniciar cualquier conversación comprendiendo ambos que la meta es mejorar la comunicación
  • Saber escuchar y hacer un verdadero esfuerzo por comprender a la otra persona

 

2. Respeto, tolerancia y espacio vital:

Siempre, pero aún más en situación de crisis, es fundamental el respeto: respeto a lo que siento, a lo que digo, a mis temores, a mis dudas, a mis inquietudes, a mis ideas y a mis sentimientos. Además, debemos ser más tolerantes con los demás miembros, comprendiendo que estamos ante una situación inédita, desconocida y para todos, en mayor o en menor grado, angustiante y estresante.

Debemos respetar nuestro espacio físico y emocional. Hay que recordar que con el aislamiento nuestras actividades habituales han cambiado notablemente y el ser humano necesita de su espacio físico y emocional. Debemos permitir que cada quien tenga y se le respete su individualidad y su espacio físico y emocional. Así como es bueno el compartir, es bueno la actividad propia e individual.

 

3. Actividades sustitutas individuales y de pareja

Al permanecer mucho más tiempo en casa, es importante, cuando la actividad laboral cese y así lo permita, la búsqueda de actividades alternativas, tanto a nivel individual como de pareja y familia. Individualmente se puede recurrir a la lectura, las artes, la cocina, el arreglo de closets y de habitaciones, la jardinería, el ejercicio, etc. Algunas de estas también se pueden realizar en pareja y agregar juegos de mesa, series de televisión, labores propias del hogar y otras tantas tareas que siempre dejamos como “pendientes”. Todo lo anterior nos mantendrá ocupados y ayudará a despejar la mente del tema crisis.

Explotemos nuestra imaginación y creatividad: re inventémonos.

 

4. Comunicación externa

Es fundamental mantenerse en contacto vía telefónica, por video llamadas o por redes sociales. Se esté laborando desde casa o no, es importante tomarse un tiempo para comunicarse con familia y amigos, no sólo para conocer su estado de salud, sino que también para tratar diversa temática, preferiblemente ajena a la situación de crisis y recibir y dar consejo e ideas para llevar de mejor manera el distanciamiento social.

 

5. Deporte y ejercicio

En la medida de que el tiempo y la actividad laboral lo permita, es importantísimo para la salud física y emocional el realizar alguna rutina física y si es posible caminar o trotar y hacer bicicleta con todos los cuidados del caso para prevenir accidentes, que serían inoportunos y nefastos en esta época.

 

6. Cuido personal

Vivamos solos, en pareja y/o en familia, es necesario mantener nuestro cuidado y arreglo personal. Es importante para nuestra autoestima y para sentirnos bien. Ignorar lo anterior puede conllevar a estados depresivos.

 

7. Exposición de artículos relacionados al virus

Así mismo para evitar la ansiedad y la depresión, no debemos mantener a la vista ni desordenadamente aquellos artículos propios de la crisis, tales como mascarillas y guantes. Tenerlos a mano, pero no a la vista, ya que son estímulos que nos recuerdan constantemente la situación crítica por la que estamos atravesando. Hay que evitar el tema cuando es innecesario.

 

8. Información noticiosa

Si bien es importante mantenernos al tanto de la evolución de la crisis y de las directrices de los entes oficiales y autorizados, debemos limitar el tiempo de escuchar y ver las noticias para no saturarnos y evitar al máximo la lectura en redes sociales de una gran cantidad de noticias no autorizadas, poco científicas y muchas de ellas falsas, que sólo generan ansiedad, depresión y sobre todo confusión. Lo mismo evitar la lectura de opiniones fatalistas, apocalípticas e infundadas que ningún bien nos proporcionan. Evitar también la lectura de comentarios con tinte politiquero, que, en lugar de ofrecer soluciones concretas, se limitan al insulto y a la crítica destructiva. Y por supuesto tener mucho cuidado con la “pomada canaria” y las curas milagrosas que nos ofrecen fuentes no científicas. Pueden traer serias consecuencias para nuestra salud, al menos que se trate de consejos de higiene y de “remedios” caseros de nuestros ancestros que no llevan peligro alguno.

 

9. Meditación y espiritualidad

La meditación, el yoga, la relajación son fuentes de bienestar y de reducción del estrés, con el consiguiente beneficio para nuestro aparato inmunológico. Así mismo individual o colectivamente, buscar un espacio todos los días para agradecer y pedir de acuerdo a nuestras creencias particulares, por nuestra salud y por la superación de esta crisis. Fortalecer nuestra espiritualidad y nuestros valores. Pensamientos positivos atraen acontecimientos positivos; pensamientos negativos atraen acontecimientos negativos. 

 

10. Búsqueda del equilibrio

Como en todo, es necesario buscar un equilibrio. Mantenernos en casa cuando eso sea posible. Regresar del trabajo directamente a casa, cuando se está trabajando fuera. Discriminar entre lo sensato y lo absurdo. No creer en recuperaciones inmediatas, ni en situaciones fatalistas y negativas. Caminar cuando nuestro lugar de residencia lo permita, mantener un lavado constante de manos y una excelente higiene personal y sobre todo seguir las instrucciones de los órganos competentes. Sólo unidos como país, se va a alcanzar la victoria más rápidamente. 

 

11. Reflexiones para vivir mejor

  • Estímese a sí mismo
  • Acepte las cosas que no puede cambiar
  • Acepte a los otros como son
  • Acéptese con sus limitaciones y con sus fortalezas
  • Responsabilícese por sus sentimientos y por su comportamiento (no atribuya a otro sus malestares)
  • Confíe en sus propias capacidades.
  • Enfrente las dificultades haciendo algo (busque soluciones).
  • Deje atrás lo que le afectó fuertemente alguna vez.
  • Vea en su trabajo una oportunidad de disfrutar y de desarrollar sus cualidades
  • Controle sus emociones (ejercite el autocontrol).

 

12. Aprendizaje

No hay duda que las crisis nos ofrecen una gran oportunidad para el aprendizaje. Aprovechémoslo.  La crisis nos hace ver lo frágiles que somos y también lo banales que podemos ser. Es nuestra oportunidad para comenzar de nuevo y darle valor a lo que realmente es importante: nuestra familia, nuestros amigos, nuestro trabajo, la solidaridad y nuestra naturaleza, que ha sido la gran beneficiada. Aprovechemos para ser mejores seres humanos y valorar las cosas simples de la vida y para darnos cuenta que lo material no compra la salud, ni el amor, ni la paz interior. Que nos pueden sobrar cosas materiales y nos pueden faltar espirituales. Demos gracias a nuestro Dios por esta magnífica oportunidad.

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2020 Legal Center Costa Rica. Todos los derechos reservados. Prohibido la utilización y reproducción de formato, textos y demás contenidos de ésta página web. Ley N. 6683 Derechos de Autor y Conexos.

logo-footer